Publicado el Deja un comentario

Vinicius sueña despierto ante el Liverpool y hace soñar al Madrid

Vinicius se pellizcará varias veces para cerciorarse de que está despierto, de que ese control de futbolista de videojuegos no es parte del sueño de un niño que regatea sombras como un maletilla hace lunas. No. Ese control, el gol y otro más son parte del día en que se hizo hombre con la camiseta del Madrid, por la obra y por su trascendencia, en la ida de unos cuartos de Champions frente a un coloso, el Liverpool de Klopp Salah, en una noche en la que sobre la hierba había 19 Copas de Europa (3-1). Soñar con una de ellas es libre. Mejor despierto.

Lo que Vinicius acabó empezó en Kroos, el primer eslabón. El alemán levantó el periscopio. ¡Fuego el uno! El balón salió con la precisión de un torpedo, perfectamente calibrado y medido al encuentro con la carrera del brasileño. Vinicius acertó en lo que siempre yerra. ¡Fuego el dos! Esta vez la trayectoria fue interceptada por los antiaéreos del Liverpool, pero por su peor elemento, Alexander-Arnold. El defensa cedió involuntariamente a Asensio, cuya finalización, un sombrero por encima de Alisson, en nada desmereció al control y gol del Vinicius. En poco más de media hora, el Liverpool viajaba con dos vías de agua que paliaría con el tanto aislado de Salah y la mente puesta en la vuelta en Anfield, pero sin que Vinicius hubiera dicho su última palabra. Es la palabra sueño.

Los dos tantos con los que el Madrid se fue al descanso dicen mucho del desarrollo del partido. En particular, del acierto del Madrid al interpretar dónde estaba el talón de Aquiles del equipo de Klopp. Todos sabían que era su defensa, donde se acumulaban las bajas, pero había que saber cómo atacarla. Dado que el técnico alemán cambió las piezas pero no la dinámica, la fórmula era buscar la espalda de sus laterales y centrales cuando la línea se adelantaba. Para eso ninguno como Kroos, por la combinación de su visión periférica y la precisión de su pie. Actuó como un verdadero ‘quarterback’ en busca del mejor ‘running back’ posible: Vinicius.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.